Historia del Cheque

Orígenes del Cheque como medio de pago

Uno de los métodos de pago más utilizados en la actualidad es el cheque. Aunque pocos conocen acerca del origen y la evolución que este recurso financiero ha tenido a lo largo de los años.

Principalmente, es importante destacar que la historia del cheque ha sido una de las más rápidas a lo largo de la historia. Esto posiblemente se debe a la inmediatez y facilidad en su manejo, y la combinación de este con las cuentas bancarias.

Aunque se habla del uso del cheque desde tiempos pretéritos, incluyendo antecedentes desde los griegos, donde ya en la historia se destacan episodios de operaciones mercantiles. Al igual que en el Imperio Romano. Se ha logrado recabar información con mayor certeza, para desarrollar temática de la historia del cheque en tres grupos importantes: Italia, Países Bajos e Inglaterra.

Siendo este último, el que mayor peso ha mantenido en las teorías acerca de los orígenes del cheque como se conoce en la actualidad, aunque con algunas escasas diferencias.

Orígenes del cheque en Italia

Uno de los puntos que han hecho ruido en cuanto a la historia del cheque en Italia, ha sido principalmente la circulación de una especie de certificados de depósitos emitidos por entidades bancarias del país, alrededor de los años 1300.

Eran documentos transmisibles, formulados por los banqueros para acreditar depósitos y agilizar los retiros. De allí que diferentes autores han opinado en relación a los indicios de éste como antecesor al cheque moderno.

Orígenes del cheque en Países Bajos

Diferentes textos demuestran la existencia de antecedentes del cheque en tiempos antiguos en Países Bajos. Especialmente episodios donde el banquero de la Reina Isabel, Sir Thomas Gresham, se presentó en Amberes en el año 1577 para analizar la legitimidad de este medio de pago.

Otra de las referencias relacionadas a este aspecto, se encontró en el siglo XVI cuando los comerciantes holandeses, entregaban a los banqueros públicos el resguardo de sus capitales. Con la posibilidad de emitir posteriormente ordenes de pago a nombre de terceros. Este hecho, hasta ahora había sido una de las experiencias más aproximadas a las referencias relacionadas con el cheque moderno.

Orígenes del Cheque en Inglaterra

Son numerosos los autores que dan paso a la teoría de la historia del cheque desde la perspectiva inglesa. Gracias a la circulación de documentos denominados Cash-Notes o Notes. Los cuales consistían en ordenes al portador, emitidos a la segunda mitad de siglo XVIII.

Otras teorías sustentan lo anterior, asegurando que la expansión bancaria ejecutada en el siglo XIX, fue lo que dio mayor base a la aparición del cheque como medio de pago. Esto, debido a que los bancos sin acceso a la posibilidad de emitir billetes, hiciesen uso de este recurso financiero. Sin mencionar las numerosas ventajas que ofrece su utilización.

Desde entonces, su uso ha traspasado fronteras, y ha ocupado un importante protagonismo en el ámbito financiero y legislativo. En uno de los países donde se ha desarrollado el uso del cheque con mayor notoriedad ha sido en Estados Unidos. De hecho, entre las décadas de los 60 y 70, el uso del cheque en el país creció exponencialmente de 7% anual. Porcentaje que hubiese sido aún mayor de no existir para entonces otros medios de pago.

Ante este contexto, es en Inglaterra donde se da por primera vez la legalización del cheque, específicamente en el año 1852. A este hecho, le sigue Francia donde en materia legal se da un espacio al cheque de forma orgánica. El 14 de junio de 1865, Francia incluye en su regulación al cheque como institución. A partir de entonces otros países siguieron esta práctica, como por ejemplo Bélgica Italia, México y Perú.

Ahora bien, en países como Argentina, el cheque se encuentra regulado por el decreto de Ley N° 24.452 (1995), donde se específica los tipos de cheque y posteriormente modificada 24.760 (1997), desarrollando en este aspecto las disposiciones del Banco Central de la República Argentina.

En este contexto, la evolución del cheque ha sido notable. Pasando de ser inicialmente documentos totalmente elaborados a manuscrito, a certificados impresos por las entidades bancarias a mitad del siglo VIII. Luego de ello, se pasó de ser individuales a un cuaderno de cheque que ofrecía mayor comodidad y alcance.

Todo ello, permitió a los usuarios, tener acceso a una gran cantidad de ventajas. Principalmente resaltando la facilidad de no estar obligados a manejar una gran cantidad de dinero en efectivo o monedas. Lo cual permitió su generalización de forma notoria.